En 1991, el entonces presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Gordon B. Hinckley, dijo: “Los diezmos de la Iglesia son sagrados. Se obtienen de la manera establecida por el Señor mismo. Nos hemos convertido en una organización muy grande y compleja. Llevamos a cabo muchos programas extensos y costosos». Continuó: “Pero puedo asegurarles que no superaremos nuestros ingresos. No vamos a endeudar a la Iglesia. Adaptaremos lo que hacemos con los recursos disponibles” (Conferencia General de octubre de 2001).

      

A medida que la Iglesia ha crecido, las necesidades financieras de la Iglesia se han acelerado. Esto ha significado miles de millones de dólares gastados cada año en apoyo a instalaciones y actividades, incluido el costo de construir y operar lugares de culto, como capillas y templos para la Iglesia cuya membresía es de más de 16 millones de miembros; compartir el mensaje de Jesucristo a través de su programa misional mundial; emprender esfuerzos humanitarios y de bienestar que bendicen a los hijos de Dios en todo el mundo; educar a cientos de miles de estudiantes en diversos colegios y universidades, seminarios e institutos; y proporcionar recursos de Historia Familiar de clase mundial a cualquier persona, sin tener en cuenta sus creencias religiosas. La Iglesia hace todas estas cosas y mucho más.

La Iglesia enseña a sus miembros a vivir dentro de sus posibilidades y a reservar dinero para los obstáculos inesperados de la vida. La Iglesia practica este principio. Se reserva una parte de los fondos sagrados recibidos de sus miembros fieles. No importa cuán fuerte o débil sea la economía global, la Iglesia necesita llevar a cabo su misión divinamente designada, incluso en tiempos difíciles.

La fidelidad de los miembros de la Iglesia que viven la Ley del Diezmo de Dios y otras donaciones financieras reflejan el amor desinteresado y el sacrificio que Jesucristo pide a todos sus seguidores. Por lo tanto, la Iglesia considera cada centavo que recibe de los Santos de los Últimos Días como sagrado. Los líderes de la iglesia saben que estos fondos son de Dios, no de ellos. Es por eso que manejan los diezmos y las donaciones con el cuidado, la prudencia y la sabiduría que tales ofrendas requieren.

La Iglesia recientemente otorgó una entrevista a Deseret News y Church News para proporcionar más información sobre estos principios y el uso de los fondos sagrados del Señor.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.


Fuente: http://www.saladeprensamormona.gt/articulo/uso-de-los-fondos-sagrados-del-senor