Se regula nuevamente, para la atención de la nueva generación, el orden ceremonial de Israel. Se regula el orden de las ofrendas (Números 28), las fiestas (Números 29) y los votos (Números 30).