Después de su bautismo, Jesucristo, el Siervo de Dios, pasa un tiempo de meditación y preparación en el desierto. Marcos es claro en que fue llevado allí por el Espíritu de Dios. Tras ese tiempo preparatorio, resiste también la tentación del adversario.