La preparación abarca tanto el aspecto militar (Josué 2–4) como el espiritual (Josué 5).