El liderazgo de Josué, el personaje de la Biblia que fue sucesor de Moisés, alberga muchos ejemplos que nos pueden servir para mejorar nuestros llamamientos.