El monte de los olivos

Según Hechos 1:12, el lugar de la ascensión de Jesucristo fue el monte de los Olivos. Las escrituras también designan este lugar como uno de los escenarios principales de la Segunda Venida (Zacarías 14:4; Doctrina y Convenios 133:20).

La reunión en el aposento alto

El aposento alto que aquí se menciona es un lugar muy especial, de importancia histórica. Fue el lugar donde Jesucristo instruyó a sus apóstoles e instituyó la ordenanza de la Santa Cena antes de su arresto (Marcos 14:15; Lucas 22:12). Presumiblemente, fue también el lugar donde Jesús se presentó a los apóstoles tras de la resurrección (Juan 20:19-29). Ahora, en el libro de Hechos, se nos muestra como el lugar de alojamiento de los apóstoles y el primer centro de reuniones de la naciente Iglesia, de sólo unos 120 integrantes (Hechos 1:13).

La madre de Jesús… y sus hermanos

Es emocionante ver no sólo a María sino también a los hermanos terrenales de Jesucristo reunidos con la incipiente Iglesia. Esta mención de los hermanos de Jesús no es casual, sino que representa la culminación de un proceso de conversión en el que inicialmente no creían en la misión de Jesucristo ni en su papel como Mesías (Juan 7:5), pero en que ahora, una vez convertidos, formaban parte de los miembros de su Iglesia. Los hermanos de Jesucristo jugarían más adelante un papel en el desarrollo de la Iglesia y serían los autores de dos de los libros del Nuevo Testamento (Santiago 1:1 ; Judas 1:1; Gálatas 1:19).

El papel de Pedro en la Iglesia Primitiva

Desde el principio del libro de Hechos se destaca el papel presidente del apóstol Pedro en el Quórum de los Apóstoles y ante la Iglesia. Si bien los apóstoles son enumerados en el versículo13, es él quien encabeza la lista y quien “se levanta en medio de los hermanos”, en representación de los Doce, para señalar la necesidad de una sucesión (Hechos 1:15), como presidente del quórum apostólico.

Cómo sucedió la muerte de Judas

Pedro hace una recapitulación o resumen de lo sucedido con Judas en Hechos 1:16-20. Su descripción sobre la manera de morir de Judas parecería discrepante con la narración en Mateo 25:5-8. Sin embargo, es muy posible que Judas se haya ahorcado y la soga se haya partido, dejándole caer sobre el precipicio. Entonces los líderes judíos, con el dinero devuelto, pudieron comprar el campo en su representación. Se cree que la ubicación de este campo se hallaba del lado sureste del Valle de Himnón (el valle de la Gehena), al suroeste de Jerusalén.

Un nuevo testigo especial de Jesucristo

El oficio de apóstol

Pedro retoma la palabra “oficio” de Salmos 109:8. El apostolado se describe como un oficio también en Hechos 1:25, dándose a entender aquí tanto un oficio del sacerdocio de Melquisedec como un llamamiento.

El apóstol como testigo especial de Jesucristo

Se requería del nuevo candidato que hubiese sido un testigo ocular, junto con los otros once apóstoles, del ministerio de Jesucristo, de su muerte y de su resurrección. (Hechos 1:21-22). Los doce apóstoles originales debían ser testigos oculares de Jesucristo. Posteriormente, cuando otros apóstoles fueron llamados para cubrir nuevas vacantes, Dios se procuró de nuevos testigos a través de la revelación.

El proceso de la selección del nuevo apóstol

El “hechar suertes” referido en el versículo 26 podría traducirse más propiamente como un proceso de presentación y sostenimiento. El Señor mostró por revelación a los doce la elección, la cual fue presentada y sostenida por los miembros. Matías fue finalmente “contado” con los doce, es decir apartado al oficio de apóstol con ellos.