La ascensión de Jesucristo (Hechos 1:6-11)

    0
    176

    La pregunta sobre la restauración de Israel

    Los apóstoles se mostraban inquietos por saber cuándo se establecería en su plenitud el reino de Dios sobre la tierra, incluyendo el recogimiento de Israel. Jesús les tranquilizó, haciéndoles saber que esto llegaría en el propio tiempo de Dios pero que su papel dentro de ese inmenso plan estaba en concentrarse en la predicación del evangelio.

    Y me seréis testigos

    Al enunciar este papel, el Señor resucitado les dijo que debían constituirse como testigos. Tanto en el meridiano de los tiempos como en la actualidad, el papel que distingue a los doce apóstoles es el de servir como testigos especiales de Cristo.

    El testimonio de Lucas y Marcos

    Algunos han cuestionado a Lucas y a Marcos por no haber presentado sus testimonios personales. El presidente David O. McKay ha explicado que esto, en realidad, valida el testimonio especial de los doce apóstoles:”Es verdad que ni Marcos ni Lucas dan testimonio de haber visto personalmente al Señor Resucitado, y por lo tanto algunos insisten en que sus testimonios registrados no pueden ser tomados como evidencia de primera mano. El hecho de que no testifiquen así, y sin embargo estén convencidos de que otros lo vieron, muestra cuán incontrovertible era la evidencia entre los apóstoles y otros discípulos de que la resurrección era una realidad.” (David O. McKay, “Preach the World”, octubre de 1959).

    El orden de predicación del evangelio

    El versículo 8 es el más importante del capítulo 1 de Hechos y es fundamental para el entendimiento de todo el libro de Hechos. Rememora la promesa del Espíritu Santo y establece una secuencia según la cual los apóstoles habían de predicar el evangelio.

    Jerusalén Judea y Samaria Naciones gentiles

    Lucas siguió precisamente este orden, a manera de plan editorial, al momento de escribir el libro de Hechos:

    1. Los capítulos del 1 al 7 se concentran en la predicación en Jerusalén. En estos capítulos se habla más sobre el ministerio de Pedro y se concluye con el esfuerzo misional y martirio de Esteban.
    2. El capítulo 8 muestra la predicación en Judea y, posteriormente, el éxito en Samaria. Este capítulo se enfoca en la predicación de Felipe e introduce en el escenario a Pablo de Tarso.
    3. Finalmente, los capítulos del 9 al 28 demuestran la expansión de la predicación del evangelio a las naciones gentiles, lo cual lo llevaría “hasta lo último de la tierra”. Estos capítulos se centran en el ministerio de Pablo de Tarso. Esta predicación internacional del evangelio es prefigurada en pasajes como Isaías 49:6.

    La modificación de un mandamiento previo

    Durante su ministerio terrenal, Jesucristo había solicitado a los apóstoles no predicar a los samaritanos ni a los gentiles en ese momento (Mateo 10:5). Ahora, tras su resurrección, les indicó que había llegado el momento de predicar en “Samaria y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8), levantando, con ello, la anterior restricción y preparando la predicación del evangelio a gran escala.

    Cómo obedecieron los apóstoles la Gran comisión de Jesús

    Si bien el libro de Hechos se centra en las obras de sólo unos pocos de los apóstoles, existe evidencia extrabíblica que nos conduce a saber que los doce fueron obedientes a la gran comisión impuesta sobre ellos. El erudito Robert J. Matthews lo expresa de esta forma:

    “Aunque en el actual Nuevo Testamento no hay constancia de ello, no cabe duda de que muchos, si no todos, de los Doce viajaron extensamente para realizar la obra misional. Jesús mandó a los Doce que fueran a todas las naciones, enseñándoles y bautizándolos (ver Mateo 28:19-20). La tradición y las fuentes apócrifas sugieren que los Apóstoles originales fueron fieles a su comisión y viajaron por toda África, India, Mesopotamia, el Cercano Oriente, y otros lugares, y predicaron el evangelio de Jesucristo. Sin embargo, el Nuevo Testamento que ha estado entre los cristianos durante los últimos mil ochocientos años se centra principalmente en el área que rodea inmediatamente las orillas norteñas del Mar Mediterráneo: Grecia, Turquía e Italia, con una ligera mención a España. No contiene ningún registro del ministerio de los Doce en otras partes del mundo como Egipto e India”. (Robert J. Matthews, “The Jerusalem Council”, Sperry Symposium Classics – The New Testament).

    La promesa de la Segunda Venida

    Los ángeles afirmaron a los apóstoles que Jesucristo regresaría. El himno “Hijos del Señor, venid” ensalza con gran belleza la promesa de Hechos 1:11 en la siguiente estrofa:

    “Cuando veamos al Señor

    en Su gloria descender,

    dando fin a la maldad,

    ¡oh, qué tiempo de placer!

    ¡Oh, qué cantos de amor

    alzaremos al Señor!

    ¡Oh, qué gozo reinará!

    Nuestro miedo huirá”.

    Otros artículos sugeridos

    Otros artículos sugeridos

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor, agrega tu comentario!
    Por favor, escribe aquí tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.