Libro: Salmos
< Anterior Siguiente >

El cuarto libro va desde el salmo 90 al 106 y finaliza con otra expresión de bendición o alabanza en que hace nuevamente referencia al tiempo. Así como la primera doxología indicaba que Dios es bendito «por los siglos de los siglos» y la segunda decía que lo es «para siempre», esta cuarta doxología establece que el «Dios de Israel» es bendito «de eternidad en eternidad». Pero en esta ocasión el «Amén y Amén» es remplazado por un nuevo elemento de alabanza: «Aleluya».

48 Bendito sea Jehová, Dios de Israel, de eternidad en eternidad; y diga todo el pueblo: Amén. ¡Aleluya! (Antiguo Testamento, Salmos 106:48 • AT, p. 997)

Capítulos

Salmos 090 Salmos 091
Salmos 092 Salmos 093
Salmos 094 Salmos 095
Salmos 096 Salmos 097
Salmos 098 Salmos 099
Salmos 100 Salmos 101
Salmos 102 Salmos 103
Salmos 104 Salmos 105
Salmos 106
< Anterior Siguiente >