Rusia va a deportar a dos jóvenes voluntarios de los Santos de los Últimos Días detenidos desde la semana pasada

    0
    91

    SALT LAKE CITY – Dos jóvenes voluntarios de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días que la policía local ha detenido en Rusia desde la semana pasada están siendo deportados, según La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

    “Muchas personas se han puesto en contacto con respecto a la situación de nuestros dos voluntarios en Rusia. En este momento, permanecen en custodia mientras se procesa su deportación. Los jóvenes están de buen humor, están siendo tratados bien y están en contacto regular con el presidente de su misión y sus familias”, dijo el portavoz de la iglesia Eric Hawkins.

    “Seguimos trabajando con las autoridades locales en Rusia y esperamos que a estos voluntarios se les permita salir pronto del país. Mientras tanto, estamos agradecidos por las muchas ofertas de ayuda y apoyo expresadas en su nombre”.

    La policía local rusa arrestó a los dos voluntarios durante una sesión en una casa de reunión de la iglesia en Novorossiysk el viernes pasado, dijo la iglesia.

    La agencia de noticias estatal de Rusia, Tass, informó el jueves que la Corte de Distrito de Primorský de Novorossiysk encontró a dos ciudadanos estadounidenses culpables de violar las reglas de entrada y salida de Rusia el 2 de marzo. Novorossiysk, una ciudad portuaria en el Mar Negro, está a 930 millas al sur de Moscú.

    Los jóvenes están actualmente detenidos en un centro de recepción temporal para extranjeros en la ciudad de Gulkevichi, a la espera de ser deportados, según Tass. Gulkevichi está a unas 196 millas al noreste de Novorossiysk.

    Tass también informó que un funcionario de la Iglesia Ortodoxa Rusa le dijo a la agencia de noticias que los Santos de los Últimos Días están llevando a cabo actividades religiosas en Rusia trabajando como maestros de inglés.

    Yuri Kozhokin, un representante en Rusia de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, le dijo a Tass que los dos hombres detenidos no eran maestros.

    “Acaban de hablar con ciudadanos rusos que vinieron a verlos por su propia voluntad. Sólo hablaron de varios temas no relacionados con la religión, se conocieron, pero se hablaron en inglés. … Lo sé por las prácticas estipuladas en los estatutos de la organización”, dijo a los periodistas sobre los resultados de la sesión del Tribunal Regional de Krasnodar, durante la cual el juez confirmó la decisión de expulsar de Rusia a uno de los dos ciudadanos estadounidenses, según Tass.

    Sergei Glizuntsa, abogado de los dos hombres, dijo a Tass que no tienen ninguna queja sobre las condiciones de su detención.

    “No tienen quejas. Esto es como una especie de dormitorio, con 10 personas en una habitación con camas dobles. Se les da de comer tres veces al día. No hay preocupaciones significativas. Nos las hemos arreglado para darles sus cosas. Las condiciones de su detención son satisfactorias, la actitud del personal es normal, los visitamos todos los días”, dijo el abogado.

    El padre de uno de los voluntarios le dijo a Deseret News el martes que los dos jóvenes estaban bien. Dijo que los funcionarios creían que los voluntarios estaban enseñando inglés sin licencia. Los dos hombres dijeron que sólo estaban llevando a cabo una noche de juegos programada regularmente en inglés.

    En julio de 2016, Rusia implementó una ley antiterrorista que incluía una disposición que prohibía el trabajo misional público. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días cumplió inmediatamente, redefiniendo a sus jóvenes misioneros como voluntarios y dirigiéndolos a seguir la disposición de la ley de que todo proselitismo se lleve a cabo en lugares de culto.

    El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo el miércoles que estaba al tanto de los informes de que dos ciudadanos estadounidenses fueron detenidos en Novorossiysk, Rusia.

    “No tenemos mayor prioridad que la protección de los ciudadanos estadounidenses en el extranjero. Debido a consideraciones de privacidad, no tenemos ninguna información adicional en este momento”, según una declaración del Departamento de Estado.

    Los senadores de Utah Mitt Romney y Mike Lee y el representante John Curtis también ofrecieron su ayuda.