El sacrificio como preámbulo del nuevo nacimiento

    0
    657

    “Prestemos atención al lenguaje de las Escrituras cuando describen el nivel de sacrificio que el Señor requiere de nosotros: “…ofrecedle vuestras almas enteras como ofrenda [a Dios]” (Omni 1:26, véase también Mosíah 2:24). “…[presentad] vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios” (Romanos 12:1). El Señor mismo ha dicho que debemos observar nuestros “convenios con sacrificio, sí, cualquier sacrificio que yo, el Señor, mandare” (D. y C. 97:8). El sacrificio que el Señor nos pide es que nos despojemos por completo del “hombre natural” (Mosíah 3:19) y de toda impiedad con él asociada. Cuando nos entreguemos por completo al Señor, Él llevará a cabo un cambio poderoso en nosotros, y nos convertiremos en personas nuevas, justificadas, santificadas y nacidas de nuevo con Su imagen en nuestros rostros (véase Mosíah 5:2; Alma 5:14; Moisés 6:59–60).”

    Bibliografía

    • Ballard, M. Russell: La ley de sacrificio. En: Liahona marzo de 2002, pág. 17.

     

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor, agrega tu comentario!
    Por favor, escribe aquí tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.