2019-04-29 19:00:00
La hermana Sharon Eubank, presidenta de LDS Charities, el brazo humanitario de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, estuvo entre los oradores principales en la Segunda Cumbre Mundial sobre Religión, Paz y Seguridad celebrada en las Naciones Unidas en Ginebra, este 29 de abril de 2019. La conferencia de alto nivel, organizada por la Asociación Internacional para la Defensa de la Libertad Religiosa y la Oficina de las Naciones Unidas sobre la Prevención del Genocidio y la Responsabilidad de Proteger, tuvo como objetivo compartir formas efectivas de construir puentes, fomentar la inclusión y contradecir el discurso de odio para mejorar la protección de las minorías religiosas. La hermana Eubank, que se desempeña como primera consejera de la Presidencia General la Sociedad de Socorro, la organización mundial de mujeres de la Iglesia, destacó el papel de la religión en la sociedad y señaló que los gobiernos pueden y deben trabajar con organizaciones religiosas. «El simple acto de generar confianza entre los vecinos y no culpar a los grupos por las malas acciones de los individuos mejora exponencialmente la seguridad nacional y ayuda a controlar el surgimiento de grupos radicales desde adentro», explicó. «El bien que la religión puede hacer, especialmente cuando se trata de los objetivos de desarrollo sostenible, se amplifica si los grupos religiosos trabajan en colaboración entre sí, y con los gobiernos y los actores no gubernamentales», agregó la hermana Eubank. También dijo que el mejor antídoto contra el discurso del odio, la intolerancia religiosa y la discriminación perpetrada por los grupos religiosos es la mejor religión. «La mejor respuesta al extremismo islámico será el Islam auténtico, al igual que la solución al extremismo cristiano será el cristianismo auténtico». «Será la mejor fe la que derrote las versiones distorsionadas de las creencias religiosas», concluyó la hermana Eubank. Fuente: http://www.saladeprensamormona.org.mx/articulo/desde-la-onu-la-iglesia-defiende-la-proteccion-de-refugiados-y-la-libertad-religiosa

La hermana Sharon Eubank, presidenta de LDS Charities, el brazo humanitario de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, estuvo entre los oradores principales en la Segunda Cumbre Mundial sobre Religión, Paz y Seguridad celebrada en las Naciones Unidas en Ginebra, este 29 de abril de 2019.

La conferencia de alto nivel, organizada por la Asociación Internacional para la Defensa de la Libertad Religiosa y la Oficina de las Naciones Unidas sobre la Prevención del Genocidio y la Responsabilidad de Proteger, tuvo como objetivo compartir formas efectivas de construir puentes, fomentar la inclusión y contradecir el discurso de odio para mejorar la protección de las minorías religiosas.

La hermana Eubank, que se desempeña como primera consejera de la Presidencia General la Sociedad de Socorro, la organización mundial de mujeres de la Iglesia, destacó el papel de la religión en la sociedad y señaló que los gobiernos pueden y deben trabajar con organizaciones religiosas.

«El simple acto de generar confianza entre los vecinos y no culpar a los grupos por las malas acciones de los individuos mejora exponencialmente la seguridad nacional y ayuda a controlar el surgimiento de grupos radicales desde adentro», explicó.

«El bien que la religión puede hacer, especialmente cuando se trata de los objetivos de desarrollo sostenible, se amplifica si los grupos religiosos trabajan en colaboración entre sí, y con los gobiernos y los actores no gubernamentales», agregó la hermana Eubank.

También dijo que el mejor antídoto contra el discurso del odio, la intolerancia religiosa y la discriminación perpetrada por los grupos religiosos es la mejor religión.

«La mejor respuesta al extremismo islámico será el Islam auténtico, al igual que la solución al extremismo cristiano será el cristianismo auténtico».

«Será la mejor fe la que derrote las versiones distorsionadas de las creencias religiosas», concluyó la hermana Eubank.


Fuente: http://www.saladeprensamormona.org.mx/articulo/desde-la-onu-la-iglesia-defiende-la-proteccion-de-refugiados-y-la-libertad-religiosa