La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha emitido la siguiente declaración sobre la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia,  también conocida como DACA, que beneficia las aspiraciones de los llamados “Dreamers” en Estados Unidos:

“La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días está establecida en 188 naciones de todo el mundo. Los problemas de inmigración y estado legal son motivo de preocupación para muchos de nuestros miembros. La mayoría de nuestros primeros miembros de la Iglesia emigraron de tierras extranjeras para vivir, trabajar y adorar, bendecidos por las libertades y oportunidades que se ofrecen en esta gran nación.

“La inmigración es un problema complejo y a veces divisivo. Como lo dijimos antes, creemos que nuestra primera prioridad es amarnos y cuidarnos unos a los otros como Jesucristo nos enseñó. Cada nación debe determinar y administrar sus políticas relacionadas con la inmigración. La Iglesia no aboga por ninguna solución legislativa o ejecutiva específica. Nuestra esperanza es que, en cualquier solución que surja, haya una disposición para fortalecer a las familias y mantenerlas unidas. También reconocemos que cada nación tiene el derecho de hacer cumplir sus leyes y asegurar sus fronteras y que todas las personas su”jetas a las leyes de una nación son responsables de sus actos en relación con ellas.

“Damos la bienvenida a los esfuerzos sinceros de los legisladores y líderes para buscar soluciones que respeten estos principios y extiendan la compasión a aquellos que buscan una vida mejor. Específicamente, llamamos a nuestros líderes nacionales a crear políticas que brinden esperanza y oportunidades para quienes, a veces denominados “Dreamers”, crecieron aquí desde una edad temprana y para quienes este país es su hogar. Han construido vidas, buscado oportunidades educativas y han sido empleados durante años en función de las políticas vigentes. Estas personas han demostrado la capacidad de servir y contribuir positivamente en nuestra sociedad, y creemos que se les debe dar la oportunidad de continuar haciéndolo. ”

Bibliografía