Efesios

0
Efesios
Volúmen:
< Anterior Siguiente >

Introducción al libro de Efesios

Después del libro de Romanos, el libro de Efesios es la presentación más cuidadosamente escrita de la teología cristiana en el Nuevo Testamento. Pablo de Tarso escribió esta epístola para hacer a los cristianos más conscientes de las riquezas que tienen en Cristo y para motivarlos a aprovechar estos recursos espirituales en la vida diaria.

Efesios = En Cristo

Nombre del libro:Efesios
Abreviatura:Efe. (RVSUD)
Número de capítulos:6
Versículos notables:Efesios 1:3
Perspectiva de Jesucristo:Cabeza de la Iglesia
Autor:Pablo de Tarso
Fecha aproximada:64 d. C.

La Iglesia es el cuerpo de Cristo y cada miembro de la Iglesia tiene una posición exaltada merced a los convenios que le conducen a la santificación por la gracia, por lo que debe obedecer dichos convenios y actuar en armonía con esa posición.

Estructura del libro de Efesios

Los esquemas o estructuras son excelentes maneras de comprender mejor el propósito y organización de los temas dentro de un libro de las Escrituras. El siguiente es el esquema del libro de Efesios.
Para obtener un análisis más detallado sobre esta estructura consulta el artículo "Estructura general del libro de Efesios, en la Biblia".

Estructura del libro de Efesios

  1. La posición de los miembros de la Iglesia (Efesios 1-3)
  2. La práctica de los miembros de la Iglesia (Efesios 4-6)

Autor del libro de Efesios

Pablo de Tarso aparece nombrado en Efesios 1:1 y Efesios 3:1 como el autor de este libro, y la tradición antigua de la iglesia apoya esta afirmación. Algunos han argumentado que los efesios difieren en vocabulario y estilo, y que la visión de la iglesia universal como el cuerpo de Cristo representa un desarrollo teológico posterior. Sin embargo, los argumentos de vocabulario y estilo son notoriamente subjetivos, y la riqueza de la teología en Efesios se atribuye mejor al propio crecimiento y meditación de Pablo sobre la naturaleza de la iglesia. Por lo tanto, es apropiado señalar a Pablo de Tarso como el autor de la epístola de Efesios.

Fecha de redacción del libro de Efesios

Como una de las “Epístolas de la prisión” de Pablo (el nombre dado colectivamente a Efesios, Filipenses, Colosenses y Filemón), la carta estaría fechada en el período que está entre los años 60 a 63 después de Cristo, que corresponde a la época del primer encarcelamiento de Pablo en Roma (compárese con Hechos 28: 16–31). Probablemente fue escrito casi al mismo tiempo que Colosenses.
El destino de la epístola es menos cierto. Debido a que la frase “en Éfeso” (Efesios 1: 1) se omitió en algunos manuscritos griegos tempranos, algunos han sugerido que la epístola era una carta circular dirigida a las iglesias de Asia Menor en su conjunto y que se enviaba de iglesia en iglesia. Algunos eruditos creen que esta teoría explica la referencia de Pablo en Colosenses 4:16, donde solicitó que se lea la epístola a los Colosenses junto con la “epístola de Laodicea”. Esto puede referirse a una copia de Efesios con el nombre “Laodicea” insertado en un espacio en blanco para que la carta circular también pueda leerse allí.

Temas y estructura literaria del libro de Efesios

La primera mitad de Efesios enumera las posesiones celestiales de los creyentes en Jesucristo: adopción, redención, herencia, poder, vida, gracia, ciudadanía y el amor de Cristo. No hay imperativos en los capítulos 1–3, que se centran en los dones divinos para el creyente. Pero los capítulos 4-6 incluyen treinta y cinco directivas que hablan de la responsabilidad de los creyentes de comportarse de acuerdo con su llamamiento. Por lo tanto, las dos divisiones principales del libro son: la posición del cristiano (capítulos 1–3) y la práctica del cristiano (capítulos 4–6).
La maravillosa noticia de la salvación en Efesios está dirigida hacia la meta de “la alabanza de su gloria” (Efesios 1:6, 12, 14). La palabra “gloria” aparece ocho veces y se refiere a la excelencia extraordinaria del amor de Dios, su sabiduría y su poder. La gloria de Dios se revela particularmente en su compromiso de construir una iglesia gloriosa, madura y ministra, “sin mancha ni arruga” (Efesios 5:27).
El carácter “celestial” del llamamiento del creyente se destaca en Efesios (Efesios 1:3). Aunque previamente haya muerto en el pecado, los miembros de la Iglesia resucitan con Cristo y se sientan con Él en los “lugares celestiales” (Efesios 2:6). Este llamamiento “celestial”, a su vez, proporciona los medios y el poder de la vida de obediencia del creyente en la tierra (Efesios 4:1, 7–10).

< Anterior Siguiente >

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.