«Y sucedió en aquellos días, que salió un edicto de parte de  Augusto César, que toda la tierra fuese empadronada.

E iban todos a ser empadronados, cada uno a su propia ciudad. Entonces subió José de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén… para ser empadronado con María, su esposa, desposada con él, la que estaba encinta.

Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días en que ella había de dar a luz.

Y ella dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre; porque no había lugar para ellos en el mesón.

 

Y había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre sus rebaños.

Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor y tuvieron gran temor.

Pero el ángel les dijo: No temáis, porque he aquí, os doy buenas nuevas de gran gozo, que serán para todo el pueblo:

Que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor. Y esto os servirá de señal: Hallareis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.

Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!»

Lucas 2:1-14

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.


Fuente: http://www.noticiasmormonas.org.pe/articulo/la-historia-del-nacimiento-de-jesucristo