Más de tres mil miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, luego de identificar necesidades de servicio comunitario, ofrecieron su trabajo voluntario a organizaciones y comunidades que podrían beneficiarse de la unión de muchas manos y corazones en un esfuerzo común. Los voluntarios se sumaron al programa de la Iglesia de servicio denominado Manos que Ayudan. 

Reparaciones de edificios, desmalezamiento, limpieza de lugares públicos – cementerios, plazas, caminos, costaneras – plantado de  árboles, pintado de colegios, donaciones de ropa de cama a hospitales, etc.,  fueron las iniciativas para la realización de más de 40 proyectos de servicio

Los voluntarios, bajo la dirección de sus líderes y la coordinación de autoridades civiles y eclesiásticas de los sectores donde residen, pusieron a disposición de su tiempo, talentos, hablidades y recursos para servir al prójimo. 

«Me gusta participar de estás actividades porque personalmente no soy muy solidario y con estas actividades aprendo a serlo, comparto momentos con gente buena que busca lo mismo que uno», fue lo que expersó un joven voluntaria de Neuquen.

Manos que Ayudan donaron más de 15.380 horas de trabajo e hicieron posible que muchas personas expresaran profundo agradecimiento por la tarea que tanto los ha beneficiado.

 

Algunos ejemplos del servicio prestado.

El 29 de septiembre, en el Valle de Traslasierra Provincia de Córdoba, se produjeron incendios forestales de gran magnitud. Muchas localidades fueron afectadas y se calcula que son aproximadamente 4000 hectáreas afectadas por las llamas.

Al verse las viviendas en riesgo,  los miembros de la Iglesia de las congregaciones Villa Dolores y Mina Clavero se unieron a los demás pobladores para, por medio de una cadena humana, llevar agua del rio hasta el foco del incendio, logrando así evitar que las casas fueran dañadas por el fuego. Además, los miembros de la Iglesia de San Luis donaron diversos insumos que fueron de gran ayuda para los bomberos.  El líder de la Iglesia de Vikla Dolores, presidente Gustavo Vázquez, entrego los donativos en medio del agradecimiento por parte de los bomberos voluntarios.

En el hospital de Niños de San Justo, Buenos Aires, los voluntarios realizaron trabajos de pintura de paredes y otras reparaciones menores. Mientras que en en el geriátrico San Antonio, de Puerto Rico, Provincia de Misiones, se desmalezo y limpió el predio.

Por otro lado, el 14 de septiembre más de 80 voluntarios de la Iglesia se unieron para limpiar, pintar y reparar todo el cordón de la avenida principal de la ciudad. Los miembros de la Rama Santa Elena de la Iglesia en Entre Ríos recolectaron desperdicios de la costanera del Rio Paraná. Lo que hizo posible que la población pudiera volver a disfrutar de ese paisaje y lugares sin peligro.

En Salta, específicamente en la subida al emblemático Cerro San Bernardo, Manos que Ayudan, recolectaron basura de los laterales del camino al cerro. Se limpió la extensa escalinata y grutas de acceso al Monumento Martin Miguel de Güemes.

En la ciudad de Paraná, Entre Ríos, la actividad solidaria se realizó a beneficio del centro de salud Dr. Ramón Carrillo. El 12 de octubre, 60 voluntarios Manos que Ayudan  pintaron ventanas, la fachada del edificio,  limpiaron y ordenaron los espacios verdes.

En la Rioja 104 voluntarios pintaron el Cementerio El Salvador.  El Director de Culto de La Rioja, expreso su agradecimiento y extendiendo su apoyo y actividades futuras  que la Iglesia desee realizar.

Los voluntarios de Quilmes, Buenos Aires, limpiaron el Parque de la Ciudad y realizaron trabajos de pintura en el Anfiteatro. En Bahía Blanca, Buenos Aires, 18 miembros de la Iglesia se sumaron a otro grupo de voluntarios de otras religiones en el llamado Voluntariado Habitacional y trabajaron en el proyecto que tiene como objetivo construir casas para personas necesitadas.

En Clorinda Formosa los ciudadanos expresaron un profundo agradecimiento por la limpieza del casco urbano de parte de los miebros de la Iglesia que se organizaron en grupos familiares.

Es característico de los miembros de la Igleisa de Jesucristo estar atentos a las necesidades de sus cercanos e ir en su ayuda. Para los miembros de la Iglesia servir es una forma de estar al servicio de Dios y los moviliza a emular el ejemplo de Jesucristo de amor por todos. 

             


Fuente: http://www.saladeprensamormona.org.ar/articulo/diversas-y-significativas-actividades-de-voluntariado-se-han-llevado-a-cabo-en-argentina