La expiación de Jesucristo

Sesión: Domingo por la mañana 

Fecha: 07 de abril de 2019

Discursante: Tad R. Callister

Posición: Setenta Autoridad General (anterior presidente de la Escuela Dominical)

Desarrollo 
  • La doctrina más importante y que da propósito a nuestra vida es la expiación. Comienza en Getsemaní, continúa en la cruz y culmina en la resurrección.
  • Se necesitaba un ser especial capaz de realizarla. Esa fue la misión de Jesucristo.
  • Jesús venció 1) la muerte física, 2) la muerte espiritual, 3) nuestras enfermedades, 4) nuestras aflicciones.
  • Ejemplo del salto en caída libre. El paracaídas ayuda al hombre insensato a mitigar el efecto de la ley de gravedad. La expiación es un tipo de paracaídas espiritual.
  • La muerte física se vence por la resurrección.
  • La muerte espiritual (el pecado) se vence por la expiación. Si no la reconocemos, limitamos sin querer su alcance. Este es infinito. Jesús no desciende a nuestra condición, sino aún por debajo de ello, para lograr ese alcance. ¿Cómo saber que los pecados han sido perdonados? Por la presencia de la influencia del Espíritu. Es evidencia de que la expiación ha hecho su obra o está en marcha. La culpa aún presente es sólo una protección y no un castigo. Al final podemos recordar nuestros pecados, pero ya sintiéndonos libres de culpa, por efecto de un nuevo nacimiento que nos convierte en criaturas nuevas en Cristo.
  • Aflicciones y enfermedades. Jesús sufrió aflicción y nos da fortaleza, incluso quitando la aflicción o transformándola. "Tu adversidad y tus aflicciones no serán más que por un breve momento". El Salvador nos da una perspectiva que da significado a las pruebas y nos ayuda a superarlas. Por su gracia, podemos llegar a ser perfectos en Cristo.
    • En sus ordenanzas se manifiesta su poder. Cada una da acceso a un poder divino que nos ayuda a ser más como Cristo (ejemplos específicos).
    • Los dones del Espíritu también nos habilitan, y son consecuencia del don del Espíritu Santo. Cada vez que adquirimos un don del Espíritu llegamos a ser más como Dios.
  • Testimonio.
Resumen
La expiación del Salvador puede ser vista como una "serie de acontecimientos divinos", que fueron "motivados por un amor incomprensible hacia cada uno de nosotros". Pero su propósito es "hacer posible que volvamos a la presencia de Dios, que nos parezcamos más a Él y que tengamos una plenitud de gozo".
La expiación de Cristo superó cuatro obstáculos para hacer posible estas cosas: la muerte física, la muerte espiritual, las aflicciones y debilidades, las debilidades y las imperfecciones.
Sin el sacrificio del Salvador, un ser perfecto con poder infinito, que descendió por debajo de todas las cosas, no podría haber un equilibrio entre la justicia y la misericordia para los hijos de Dios. La expiación de Jesucristo es como un paracaídas espiritual misericordioso, dado para contrarrestar la ley de la justicia que, como la gravedad contra un individuo que cae, llevaría a toda la humanidad a un fin exigente e implacable.
A veces, los santos fieles que conocen el poder de la Expiación de Cristo, involuntariamente convierten "una expiación infinita a una finita que de alguna manera se queda corta de su pecado o debilidad particular. Pero es una expiación infinita porque abarca y circunscribe todo pecado y debilidad, así como todo abuso o dolor causado por otros".
Es esencial "comprender la expiación del Salvador y sus infinitas implicaciones" para aumentar la comprensión y el perdón de uno mismo y de los demás a través del arrepentimiento.
Los dones del Espíritu y las bendiciones que provienen de las ordenanzas salvadoras del Evangelio permiten que cada individuo se asemeje más a Cristo al buscar, recibir y dar perdón por sus pecados e imperfecciones.
La expiación de Jesucristo es "el antídoto del cielo contra los obstáculos y las luchas de este mundo".
Puntos Clave
  • La expiación del Salvador es infinita, no finita.
  • Sin la misericordia y la gracia de la expiación del Salvador, la ley de la justicia condenaría a toda la humanidad.
  • El Salvador descendió por debajo de todas las cosas. No hay pecados, debilidades, defectos o aflicciones que Su poder no pueda tocar.
Temas
  • Expiación de Jesucristo
Ilustraciones
  • Ejemplo del salto en caída libre y el paracaídas.