Jeffrey R. Holland: He aquí el Cordero de Dios

    0
    286

    He aquí el Cordero

    Sesión: Sábado por la tarde 

    Fecha: 06 de abril de 2019

    Discursante: Jeffrey R. Holland

    Posición: Del Cuórum de los Doce Apóstoles

    Desarrollo 
    • Juan el Bautista vio en la distancia a su primo Jesús de Nazaret, que le pidió que le bautizara. Juan le anunció "He aquí, el Cordero de Dios".
    • Juan el Bautista escogió la imagen más antigua y ampliamente reconocida por su pueblo: el cordero del sacrificio. Esta imagen comienza tras la expulsión del jardín de Edén. Era el símbolo de la redención de Adán y Eva.
    • Más adelante, el apóstol Juan describiría a Jesús como "el Cordero inmolado desde antes de la fundación del mundo". El tabernáculo, y después el templo de Salomón, serían lugares donde se perpetuaría este símbolo, pero su aplicación no funcionó muy bien, tal como se observa en el Antiguo Testamento.
    • Por fin nació Jesús, el Mesías prometido por tan largo tiempo, y él, el más puro de los corderos pascuales, presentó a sus discípulos la ordenanza de la Santa Cena, con un simbolismo más profundo, introspectivo y personal que el derramamiento de sangre. En cambio, se exigió el sacrificio de un corazón quebrantado y un espíritu contrito.
    • Para el emocionante nuevo hincapié en el aprendizaje en el hogar es esencial que recordemos ir a la capilla y tomar los sacramentos en el día santo, como el centro sagrado de nuestra experiencia semanal de adoración. Al hacerlo reconocemos el poder y la vigencia de la expiación de Jesucristo en nuestras vidas
    • Debemos ir vestidos apropiadamente, con buena apariencia y puntuales, como muestra de reverencia y respeto a Jesucristo.
    • "Si el buey está en el pozo cada domingo, les recomendamos seriamente que, o vendan el buey o cierren el pozo". No deberíamos hacer lo ajeno en el espacio dedicado específicamente a orar. El entorno debería caracterizarse por la oración, la revelación y la paz.
    • Los oficiales deben estar mucho antes del comienzo escuchando el preludio. Felicitamos a los obispados que eliminan los distractores. Los anuncios deben simplificarse y reducirse.
    • Por nuestro bien, Jesús no dejó pasar la copa. Haremos bien en recordar que un símbolo de esa copa se acerca a nosotros de la mano de un joven de 11 o 12 años.
    • Tendremos nuestros pecados y faltas por resolver, pero nuestra contrición será mejor si tomamos en cuenta a quienes también llevan los suyos y nos rodean, llevándoles un poco de consuelo. Encontraremos a alguien. Sumarse al gran Médico es una manera de acordarnos siempre de Él.
    • Exhortación final y testimonio.
    Resumen 
    Al ofrecer un sacrificio a Dios de un cordero puro e inmaculado, el primer macho del rebaño, Adán y su posteridad "expresaban su comprensión y su dependencia del sacrificio expiatorio de Jesús el Ungido".
    Después del ministerio mortal de Cristo, "este Cordero pascual, el más puro de todos", introdujo el sacramento de la Cena del Señor – "una forma más personal de la ordenanza que había sido introducida al exterior del Edén" (1 Corintios 5:8). Todavía habría una ofrenda, todavía implicaría un sacrificio, pero con un simbolismo mucho más profundo, mucho más introspectivo y personal que el derramamiento de sangre de un cordero primogénito".
    "Me ofreceréis en sacrificio un corazón quebrantado y un espíritu contrito. Y al que venga a mí con corazón quebrantado y espíritu contrito, yo le bautizaré con fuego y con el Espíritu Santo" (3 Nefi 9:19-20).
    Con el énfasis actual en el aumento del aprendizaje del Evangelio en el hogar, "es crucial que recordemos que todavía se nos ordena 'ir a la casa de oración y ofrecer tus sacramentos en mi día santo'" (Doctrina y Convenios 59:9).
    La Santa Cena debe ser el punto focal sagrado de la experiencia de adoración dominical de los Santos de los Últimos Días. "Debemos recordar de la manera más personal posible que Cristo murió con el corazón roto al cargar completamente solo con los pecados y las penas de toda la familia humana. En la medida en que contribuimos a esa carga fatal, ese momento exige nuestro respeto. Por lo tanto, se nos anima a asistir a nuestros servicios temprano y con reverencia, vestidos apropiadamente para participar en una ordenanza sagrada, la ordenanza sagrada".
    Puntos Clave
    • Después del ministerio mortal de Cristo, "este cordero pascual, el más puro de todos", introdujo el sacramento de la Cena del Señor.
    • La Santa Cena debe ser el punto focal sagrado de la experiencia de adoración dominical.
    • Por mandamiento, los Santos de los Últimos Días deben reunirse para la "ordenanza más universalmente recibida en la Iglesia".
    Temas
    Ilustraciones
    • El Cordero de Dios