< Anterior Siguiente >

Introducción

Para el lector que se sumerge por primera vez en la lectura del Libro de Mormón la repetición de frases como «y aconteció», «y sucedió», «y ocurrió», suelen ser un obstáculo. En primer lugar, porque no se asemejan en nada al lenguaje moderno al que estamos acostumbrados. En segundo lugar porque parecieran estar presentes en cada versículo, por lo que incluso llegan a fastidiar en un principio. Juzgándolo desde nuestros parámetros modernos, este libro parecería estar mal escrito. ¿Por qué se repiten tanto estas palabras y que importancia tienen en el Libro de Mormón?

La repetición de «y aconteció» prueba la antigüedad del Libro de Mormón

Aunque estas partículas suenen tan extrañas para nosotros, no lo son para los eruditos bíblicos, que saben muy bien que son elementos muy comunes en el idioma hebreo. Y no sólo eran comunes para los hebreos. Hugh Nibley señala que eran también un estándar en la práctica oral de los egipcios. Haciendo comentarios en su libro «Desde Cumorah» (Since Cumorah), Hugh Nibley hace la siguiente observación:

«En egipcio, estas expresiones no eran meros adornos… eran una necesidad gramatical y no podían omitirse. En todos los casos eran más comunes entre los egipcios que en la Biblia, de la misma manera que son tan comunes en el Libro de Mormón. Sin importar lo mal que se vean en el idioma inglés, no eran causa de risa en el egipcio» (Since Cumorah, página 150).

Conclusión

El hecho de que estas expresiones introductorias hayan sido comunes tanto para el idioma hebreo como indispensables para el idioma egipcio no puede menos que llamar la atención, porque el original del Libro de Mormón se escribió precisamente usando una combinación de ambos idiomas.

En otras palabras, siendo definitivamente mal vista su repetición en el inglés o en casi cualquier otro idioma moderno, su presencia en el Libro de Mormón es prueba de su origen antiguo, precisamente en los idiomas en los cuales reclama haber sido escrito, lo cual se convierte en un testimonio de su veracidad.

Así que, la próxima vez que las veas, valóralas como un testimonio más de la autenticidad del Libro de Mormón.

 

Capítulos de las Escrituras relacionados con este comentario

1 Nefi 01
< Anterior Siguiente >