< Anterior Siguiente >

La hora de Jesús

Como característica y distintiva del evangelio de Juan, su autor, Juan el apóstol, usa continuamente referencias al tiempo del sacrificio de Jesucristo como «su hora»; es decir, la hora de Jesús. Primero se refiere a ello como una espera, luego como un cumplimiento. En esta entrada examinaremos los pasajes en los que el apóstol Juan establece en su narrativa una secuencia que, finalmente, alcanza una culminación.

La hora de Jesús en el evangelio de Juan

La espera de la hora de Jesús

Cinco pasajes en el evangelio de Juan hacen referencia a una «hora» o momento que aún no había llegado a la vida de Jesús, por lo que había que esperar para el mismo.

En resumen, los hombres no tenían la posibilidad de arrestarlo porque era protegido por Dios desde lo alto hasta que hubiese cumplido su misión, hasta que se hubiese cumplido «la hora de Jesús». El momento para ser entregado al poder de los hombres aún debía esperarse en el futuro. En el transcurso de la lectura del evangelio de Juan descubrimos que Jesús tenía una profunda y clara consciencia de su misión y de la agenda según la cual debía desarrollarse. 

La llegada de la hora de Jesús

Pero, ¿cuál era entonces la hora de Jesús? El significado de estos pasajes se hace evidente más tarde, a través de tres pasajes que sirven de culminación a la espera:

Conclusión

En el evangelio de Juan, «la hora de Jesús», más que un elemento de suspenso es una declaración de la presciencia de Dios. Es digno de asombro el ver cómo Jesús comenzó su ministerio sabiendo «el fin desde el principio» (Abraham 2:8), con un conocimiento anticipado, claro y preciso de los tiempos y la agenda según la cual debía desarrollarse otra misión. A semejanza de otros profetas, tal como sucedió con Abinadí en el Libro de Mormón (ver Mosíah 13:1-9), Jesús fue protegido por Dios y su cronograma respaldado hasta que su misión fuese cumplida. El significado de «la hora de Jesús» queda claro en los últimos tres pasajes, en donde Jesús mismo declara lo que había esperado desde el principio: el momento de la expiación, que es también la antesala a su glorificación.

Capítulos de las Escrituras relacionados con este comentario

Juan 02
Juan 07
Juan 08
Juan 12
Juan 13
Juan 17
< Anterior Siguiente >

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.