Introducción

La salutación de la epístola de Judas es el primer elemento en la estructura general del libro de Judas. Nos proporciona conocimiento sobre el autor y los destinatarios, a quienes Judas bendice de manera especial, imitando en una buena medida el estilo de la salutación en la segunda epístola de Pedro (2 Pedro 1:1-2).

Salutación de la epístola de Judas

1 Judas, siervo de Jesucristo y hermano de Jacobo, a los llamados, santificados en Dios el Padre, y guardados para Jesucristo:
2 Misericordia, y paz y amor os sean multiplicados. (Judas 1:1-2)

Análisis de la salutación de la epístola de Judas

La gracia en perspectiva

La epístola advierte contra un grupo de apóstatas, los antinomianos, que exageraban el papel de la gracia indicando que cubría todo pecado voluntario.

Temas relacionados: Gracia, Antinomianos, Apostasía general

Correlación entre Judas y 2 Pedro (1)

La salutación de la epístola de Judas tiene mucho en común con la salutación en 2 Pedro.

  • En ambas salutaciones, el autor se reconoce a sí mismo como siervo de Jesucristo.
  • Ambas salutaciones están dirigidas a los santos, miembros de la Iglesia de Jesucristo.

Pasajes relacionados: 2 Pedro 1:1

Temas relacionados: Discipulado, Humildad

Judas

Judas definitivamente obraba como Autoridad General en la Iglesia al momento de escribir esta epístola. Pero, debido a la carencia de datos, es difícil determinar qué llamamiento tenía. Algunos han argumentado que no era un apóstol, ya que el mismo menciona a los apóstoles como un cuerpo externo (Judas 1:17). No obstante, al enumerar a los apóstoles de la Iglesia Primitiva, el Presidente Joseph Fielding Smith es de la opinión de que Judas fue uno de ellos:

“Entonces tenemos a” Santiago, el hermano del Señor “y Judas, a quienes generalmente se considera que tienen la misma autoridad divina (Gálatas 1:19, Epístola de Judas)”. (Joseph Fielding Smith, Answers to Gospel Questions, vol. 3, Escritos de las Autoridades Generales, 1960)

Ver el artículo Quién fue el autor de la epístola de Judas para obtener mayor información sobre el personaje de Judas, hermano de Jesús.

Temas relacionados: Judas (hermano de Jesús), La familia terrenal de Jesucristo

Hermano de Jacobo

La Guía para el Estudio de las Escrituras describe así a Jacobo: “En el Nuevo Testamento, hermano del Señor (Gál. 1:19) y de José, Simón, Judas y algunas hermanas (Mateo 13:55–56; Mar. 6:3; Judas 1:1). Se le conoció como Jacobo el Justo. Ocupó un puesto importante en la Iglesia en Jerusalén (Hech. 12:17; 15:13; 1 Cor. 15:7; Gál. 2:9–12). Se cree que fue el autor de la Epístola de Santiago”. (Jacobo, hermano del Señor (llamado también Santiago), Guía para el Estudio de las Escrituras)

Como hermano de Jacobo el Justo, Judas era también hijo de José y María de Nazaret y medio hermano terrenal de Jesucristo. Este es el mismo Judas llamado a veces Tadeo o Lebeo.

Pasajes relacionados: Marcos 6:3; Juan 7:5; Hechos 1:14; Santiago 1:1

Temas relacionados: La familia terrenal de Jesucristo.

Siervo de Jesucristo

El término griego original es doúlos, que significa más bien esclavo. A pesar de ser medio hermano de Jesucristo, Judas prefiere presentarse en esta posición, como el más humilde siervo. La Traducción de José Smith coloca esta frase como “siervo de Dios, llamado por Jesucristo”, lo cual muestra que Judas había recibido previamente un llamamiento antes de iniciar la predicación y tenía autoridad en la Iglesia (aunque no parece haber recibido el apostolado).

La edición SUD de la Biblia relaciona la palabra “siervo” en este versículo con el concepto de “discipulado”.

Temas relacionados: Discipulado

Llamados, santificados y guardados

Esta es la primera “tripleta” de la epístola de Judas. En ella, Judas describe un proceso de salvación en tres fases, que comienza cuando los escogidos de Dios son llamados por medio de la obra misional, se perfeccionan hasta lograr la santificación y son entonces “guardados” por Dios para obtener la vida eterna en las mansiones eternas.

Temas relacionados: Estructura

Llamados

La palabra griega usada aquí, κλητός (kletós), tiene el sentido de una convocatoria oficial, especialmente una para la cual la negativa no es una opción. La obra misional se realiza con el propósito de convocar a los escogidos de Dios para su recogimiento. Quienes escuchan la voz del Buen Pastor aceptan la convocatoria y forman parte de la Iglesia y pueblo de Dios. Se les extiende, entonces, un llamado a servir en la Iglesia y reino de Dios en la forma de voluntariados que se designan como llamamientos.

Temas relacionados: Santificación, Obra misional, Sellamiento a vida eterna, Perfeccionamiento de los santos, Conversión

Santificados en Dios el Padre

La palabra griega traducida aquí como “santificados”, egiasmenois, tiene relación con los conceptos de pureza y de consagración. De acuerdo con la Guía para el Estudio de las Escrituras, la santificación es “el proceso por el cual la persona se libra del pecado y se vuelve pura, limpia y santa mediante la expiación de Jesucristo (Moisés 6:59–60)”.

El élder Bruce R. McConkie explicó: “Judas está escribiendo a los miembros de la Iglesia, a los santos de Dios que han nacido del agua y del Espíritu, que han sido limpiados de sus pecados, que han sido “santificados por la recepción del Espíritu Santo”. (3 Nefi 27:20.) Y solo aquellos en cuyas vidas se encuentra el poder santificador del Espíritu Santo pueden comprender en su totalidad el significado y la importancia de su mensaje.” (Bruce R. McConkie, Doctrinal New Testament Commentary)

Temas relacionados: Santificación, Etimología

Guardados para Jesucristo

Ser “guardados” se refiere a ser apartados y protegidos para la vida eterna (ver 1 Pedro 1:5, donde se extiende esta definición).

Pasajes relacionados: 1 Pedro 1:5

Temas relacionados: Sellamiento a vida eterna

Correlación entre Judas y 2 Pedro (2)

La segunda parte de la salutación pide por la multiplicación de bendiciones, tanto en la epístola de Judas como en la de 2 Pedro. En las dos se menciona la paz. Lo que en una se designa como “gracia” en la otra se define como “misericordia”. Esta equivalencia se explica cuando consideramos que la gracia es una expresión de la misericordia de Dios. A dichas características, completando su tripleta, Judas agrega el amor.

Pasajes relacionados: Juan 17:3; 2 Pedro 1:2

Temas relacionados: Gracia, Misericordia, Amor de Dios

Misericordia, paz y amor

Judas combina estas bendiciones esperadas en uno de sus acostumbrados tríos (tripletas).

Temas relacionados: Estructura

Os sean multiplicados

En la epístola original (2 Pedro) el apóstol Pedro explica que dicha multiplicación de bendiciones es resultado del conocimiento que podamos lograr sobre Dios el Padre y Jesucristo.

Pasajes relacionados: 2 Pedro 1:2

Temas relacionados: Conocimiento de Dios

Conclusión

La salutación de la epístola de Judas muestra al autor como un líder con Autoridad General en la Iglesia de Jesucristo. Se presenta como hermano de Jacobo, que es el autor de la epístola de Santiago, lo que nos hace descubrir que se trata de uno de los medios hermanos de nuestro Señor Jesucristo. Aun así, prefiere llamarse a sí mismo “siervo de Jesucristo” y no hermano de él, con lo cual podemos ser testigos de un ejemplo de humildad y de amor.

Judas se dirige a miembros de la Iglesia experimentados en el evangelio, que han pasado por el proceso de conversión, que se han perfeccionado a sí mismos hasta alcanzar un cierto nivel de santificación y que tienen una esperanza de vida eterna. No se nos proporcionan datos adicionales que nos permitan asegurar la época y lugar a los que su epístola fue dirigida, pero sabemos por esta descripción que está destinada a los líderes de la Iglesia, quienes tienen la autoridad para instruir y disciplinar a los miembros según sea conveniente. Más adelante, la epístola nos descubre lo bien instruidos y capacitados que estaban estos líderes y cuáles eran algunos de sus materiales de instrucción.

Judas aprovecha su salutación para extender una bendición especial a su auditorio. Imita el estilo de la segunda epístola de Pedro, a la cual se referirá frecuentemente, pero agregando a la misericordia y la paz el amor de Dios y pidiendo la multiplicación de estas bendiciones que Pedro dice que viene sobre nosotros como resultado del conocimiento de Dios.