Abraham en Egipto: una correlación entre Flavio Josefo y la Perla de Gran Precio

    1
    676
    [wbcr_php_snippet id=”143730″]

    Hoy voy a comentarles sobre un descubrimiento que hice hace unos pocos años, algo que se encuentra en el libro de “Antigüedades Judaicas”, del autor Flavio Josefo. Flavio Josefo vivió en el primer siglo y escribió hacia finales de éste la historia de los judíos para ilustrar a los romanos sobre la identidad de este pueblo caído (Josefo escribió después de la destrucción de Jerusalén por parte de Tito, que sucedió en el año 70 de nuestra era).

    El propósito misional del viaje de Abraham a Egipto

    En su primer libro, en el capítulo 8, párrafos 1 y 2, aborda el tema del viaje de Abraham a Egipto. La Biblia dice que el viaje se debió a una escasez de alimentos (ver Génesis 12:10). Josefo es muy directo al señalar que el propósito fue plenamente misional:

    “Cuando invadió el hambre a la tierra de Canaán y Abram averiguó que los egipcios estaban en buena situación, se dispuso a trasladarse allí para participar de su abundancia y escuchar la opinión de sus sacerdotes sobre los dioses, y luego seguirlos si los conceptos de ellos fueran mejores que los suyos, o convertirlos si los de él resultaran más verdaderos”. (Flavio Josefo, Antigüedades de los Judíos, ed. Alfonso Ropero Berzosa, Colección Historia, (Barcelona, España: Editorial CLIE, 2013), 63).

    Su primera relación fue con el Faraón, por el asunto de Sara. Abraham fue instruido por Dios para declararle como su hermana y así salvar su vida. Ya conocemos esa parte de la historia. El caso es que quedó en buenos términos con Faraón y, obviamente, obtuvo su permiso para predicar. Josefo describe el estado de confusión que los egipcios tenían en cuanto a religión y el papel que desempeñó Abraham durante su estadía en Egipto:

    “Los egipcios tenían anteriormente diversas costumbres, y se despreciaban mutuamente sus ritos sagrados, odiándose y ridiculizándose entre sí. Abram conferenció con cada uno de ellos refutando las razones que daban en abono de sus respectivas prácticas y demostrando que esas razones eran vanas y carentes de verdad. Todos lo admiraban como a un hombre sabio, ingenioso y perspicaz cuando hablaba de cualquier tema; y no sólo para pensarlo sino también para explicarlo y lograr el consentimiento de los que lo escuchaban.”

    Me lo imagino un tanto como Sócrates, empleando la dialéctica y los mejores métodos misionales. Me lo imagino también como Ammón, el hijo de Mosíah, predicando con la inspiración del Señor.

    El papel histórico del conocimiento científico de Abraham

    Lo que más interesante me parece es que Josefo no sólo le describe predicando en cuanto a religión sino también en cuanto a ciencia. Lo que dice Josefo no es trivial.

    “Les enseñó aritmética y la ciencia de la astronomía; porque antes de la llegada de Abram a Egipto no conocían esas disciplinas, que llegó de Caldea a Egipto y de ahí pasó a los griegos.”

    A ver, otra vez: ¡antes de la llegada de Abraham, dice Josefo, los egipcios no sabían de aritmética y astronomía! Esa descripción, que Josefo dice al paso, sin detenerse a considerar lo que dijo, es admirable. Aún más admirable, por supuesto, es la fuente del conocimiento de Abraham. Abraham no estudió a Baldor para aprender aritmética, ni a Sagan para aprender astronomía. No se fue a los libros de texto de su época. Consultó a Dios y tuvo una visión por medio de la cual fue testigo presencial y ocular de la Creación. Lo que Abraham sabía de astronomía, lo sabía por haberlo visto y por haberlo comprendido por medio de revelación de Dios.

    Luego, Josefo dice también que ese conocimiento vino “de Caldea” (a través de Abraham) “a Egipto”. Una vez que llegó ahí, “de ahí pasó a los griegos”. Entonces nos damos cuenta de las repercusiones históricas de lo enseñado por Abraham.

    La correlación entre Flavio Josefo y el facsímil 3 del libro de Abraham

    Las descripciones de Flavio Josefo seguramente se basan en otras fuentes existentes en su época, pero son extra bíblicas. Sin embargo, coinciden de manera asombrosa con las descripciones de la estadía de Abraham en Egipto.

    El capítulo 2 del libro de Abraham narra muy sucintamente la introducción de Abraham en Egipto:

      El viaje de Abraham a Egipto, en la Perla de Gran Precio

    Y yo, Abraham, viajé, continuando todavía hacia el sur; y seguía el hambre en la tierra; y yo, Abraham, decidí descender a Egipto para morar allí, porque se agravó el hambre.

    Abraham 2:21

    El facsímil 3, sin embargo, resulta de gran valor porque coloca a Abraham en una posición de reconocimiento ante Faraón en la que discute ante su corte de los principios de astronomía descritos por Josefo en sus escritos.

    Facsímil 3 del Libro de Abraham

    Fig. 1. Abraham, sentado sobre el trono de Faraón por cortesía del rey, con una corona sobre su cabeza, que representa el sacerdocio, como emblema de la gran Presidencia del Cielo; en la mano lleva el cetro de justicia y de juicio.
    Fig. 2. El rey Faraón, cuyo nombre aparece en los caracteres arriba de su cabeza.
    Fig. 3. Significa Abraham en Egipto como también aparece en la figura 10 del facsímile número 1.
    Fig. 4. Príncipe de Faraón, rey de Egipto, según lo que se ve escrito arriba de su mano.
    Fig. 5. Shulem, uno de los siervos principales del rey, según lo representan los caracteres que aparecen arriba de su mano.
    Fig. 6. Olímlah, esclavo del príncipe.
    Abraham, en la corte del rey, está razonando sobre los principios de astronomía.
    (Perla de Gran Precio, Abraham 3 Fac.–3 Fac. 7 • P de GP, p. 47)

    Conclusión

    El hecho de que Flavio Josefo haya escrito hechos coincidentes con el facsímil 3 de Abraham es una evidencia digna de consideración a favor de la autenticidad del Libro de Abraham. José Smith simplemente no conocía nada de los escritos de Josefo. Si Josefo escribió sobre esto, ese hecho señala a la existencia en la antigüedad de fuentes extrabíblicas y establece que, además, la historia era bien reconocida, tanto para sobrevivir a la destrucción de Jerusalén para ser enseñada como parte de la mejor cultura a los romanos y llegar a nuestros días en los escritos de este autor del primer siglo.

    Capítulos de las Escrituras relacionados con este comentario

    Génesis 12 El viaje de Abraham a la tierra prometida
    Abraham 02
    [wbcr_php_snippet id=”143730″]

    1 COMENTARIO

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor, agrega tu comentario!
    Por favor, escribe aquí tu nombre