El libro de Hebreos contiene un pasaje que ha parecido poco claro, o al menos sorprendente, para muchos, ya que parece describir algo inconcebible. ¿Era en verdad Melquisedec un hombre sin padre, sin madre y sin genealogía?

Pasaje base

Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, que salió a recibir a Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo, 2  a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo, cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto es, Rey de paz; 3  sin padre, sin madre, sin genealogía; que no tiene principio de días, ni fin de vida, sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre. 4  Considerad, pues, cuán grande fue éste, al que aun Abraham, el patriarca, dio diezmos del botín. (Nuevo Testamento | Hebreos 7:1–4)