Una parábola árabe

    0
    108

    Una parábola árabe

    Sin foto Alfredo Lerin
    Autor independiente evangélico

    —Hijo mío —dijo el jefe árabe—, ve corriendo al manantial y tráeme una cesta de agua. El niño fue corriendo y llenó la cesta; pero antes que pudiera emprender el regreso a la tienda, toda el agua se había escapado.

    Entonces dijo a su padre: —Aunque un gran número de veces he llenado la cesta de agua, toda se sale pronto.

    Entonces el padre tomó la cesta y dijo: —Lo que dices, hijo mío, es la verdad. El agua no se ha quedado; pero mira cuán limpia está la cesta. Así será con tu corazón: no podrás recordar todos los preceptos que has oído, pero procura siempre atesorarlos y harán tu corazón puro y apto para usos celestiales.

    Fuente:500 ilustraciones“, por Alfredo Lerin
    Capítulos relacionados: Salmos 119,

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor, agrega tu comentario!
    Por favor, escribe aquí tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.