Traducción de José Smith, Hebreos 7:25–26

    0
    42

    Traducción de José Smith, Hebreos 7:25–26

    Compárese con Hebreos 7:26–27
    Jesús se ofrece a Sí mismo como un sacrificio sin pecado por nuestros pecados.
    25 Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, sin mancha, limpio, apartado de los pecadores y hecho gobernante sobre los cielos;
    26 y no como los otros sumos sacerdotes que cada día ofrecíansacrificios, primero por sus propios pecados, y luego por los pecados del pueblo, porque él no necesitó ofrecer sacrificio por sus propios pecados, porque no conoció pecado, sino por los pecados del pueblo. Y esto lo hizo una sola vez y para siempre, ofreciéndose a sí mismo.


    Fuente:Traducción de José Smith“, por
    Capítulos relacionados: Hebreos 07,