Por qué salieron todos los gadarenos a expulsar a Jesús de su región

¿Por qué toda la ciudad le suplicó a Jesús que se fuera de su región? Un milagro dramático había llegado a su conocimiento personal, y creó miedo en lugar de fe en los corazones de la gente. ¿Por qué? Algunos pocos, tal vez, estaban temerosos y enojados por la pérdida de sus propiedades. Pero la verdadera razón era mucho más básica. Estas personas, mundanas y carnales por naturaleza, en realidad preferían su forma de vida a la que habrían estado obligadas a seguir si hubieran aceptado el Evangelio. Millones de personas en el mundo tienen hoy una perspectiva similar. Tales personas no se convierten a la verdad por milagros; prefieren gratificar sus propios apetitos sensuales antes que abandonar el mundo. Las personas cuyos corazones y deseos están puestos en las cosas del mundo no aceptarían el Evangelio, «aunque uno se levantara de entre los muertos» y se lo enseñara. (Lucas 16:31.) De la misma manera, ellos no creerían en el Libro de Mormón aunque tuvieran una vista de las planchas de oro, el Urim y Tumim. (D. & C. 5:8-10.) Los hombres, en el último análisis, son controlados y gobernados por los deseos de sus corazones. Cuando desean y aman las tinieblas más que la luz, ni los milagros ni ninguna otra cosa es suficiente para convertir sus almas ignorantes. Más bien se rebelan contra la verdad, rechazan a los profetas y piden a Jesús «que se vaya de sus costas».

Bruce R. McConkie


Autoridad General
Capítulos relacionados: Marcos 05,

Comparte esta cita

Haz click en los siguientes botones para compartir la cita en una red social o por correo electrónico.