Oración por mi hijo

Traigo, Señor, ante tus pies mi hijo para que tú lo mires con amor. ¡Misericordia: para su inocencia; para su frágil vida: compasión! Su porvenir observo con zozobra: La tierra gime bajo gran dolor. Aparta tú el mal de su camino y disfrute tu eterna protección. Tu bendición me alcance para hacerlo de tus leyes morales, expresión. Que yo en mi hora de morir lo sepa del mundo y de la vida vencedor. —Margarita C. de Comba.

Sin foto

Alfredo Lerin


Autor independiente evangélico

Comparte esta cita

Haz click en los siguientes botones para compartir la cita en una red social o por correo electrónico.