No basta con rescatar desde la orilla

El presidente David O. McKay relató la historia de un bote lleno de muchachos que iba río abajo hacia una peligrosa cascada. Al darse cuenta del peligro de la situación, un hombre que se encontraba en la orilla le gritó a los jovencitos que dieran la vuelta, pero ellos no podían ver la cascada, así que lo ignoraron. De nuevo, el hombre les gritó advirtiéndoles y ellos, entre risas, volvieron a ignorarle. Sin embargo, poco después se encontraban en medio de los rápidos. Trataron desesperadamente de cambiar la dirección del bote, pero era demasiado tarde. El presidente McKay enseñó: “Es una cosa que un maestro se pare en la orilla y grite: ‘¡Jóvenes, oigan! Hay peligro más adelante’. Pero es otra cosa muy distinta remar hasta ellos, subir al bote y en espíritu de camaradería y mediante persuasión… hacer que se vuelvan contra la corriente… Participemos en la vida de ellos”.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días


Autoridad General
Capítulos relacionados: Lucas 15,

Comparte esta cita

Haz click en los siguientes botones para compartir la cita en una red social o por correo electrónico.