Citas e ilustraciones del evangelio, en los Biblicomentarios

Lo que sabemos sobre la ubicación de Capernáum

“El nombre Capernaum significa, según algunas autoridades, ‘la aldea de Nahum’, y según otros, ‘la aldea de Consolación’. Al leer la historia de Jesús nos enteramos de que fue en Capernaum donde se efectuaron muchas de sus obras milagrosas y se hablaron muchas de sus palabras más impresionantes. La incredulidad de los habitantes, después de todos los sermones y obras milagrosas que efectuó entre ellos, hicieron que Jesús declarase: “Y tú, Capernaum, que eres levantada hasta el cielo, hasta el Hades serás abatida.” (Mateo 11:23) Esta profecía se cumplió en forma tan completa, que no quedan ni huellas de la ciudad; y el sitio que ocupó es hoy asunto de conjetura, pues ni siquiera existe una tradición eclesiástica respecto del lugar. En la actualidad se insiste en que hay dos sitios dignos de consideración, cada uno apoyado por argumentos de tanta probabilidad, que no hacen sino convertir todo el asunto en el más difícil de la topografía sagrada … Probablemente jamás llegaremos a saber los hechos exactos. Jesús la condenó al olvido, y allí es donde yace. Nos conformaremos, pues, con la información del Nuevo Testamento relacionada con la obra de Jesús “Sabemos que se hallaba en los límites de Zabulón y Neftalí, en las playas occidentales del mar de Galilea. (Compárese Mateo 4:13 con Juan 6:24) Estaba situada en ‘la tierra de Genezaret’ o en sus alrededores (compárese Mateo 14:34con Juan 6:17, 20, 24), una llanura de aproximadamente cinco kilómetros de largo por un kilómetro y medio de ancho, y según lo que nos hace saber Josefo, era uno de los distritos más prósperos y poblados de Palestina. Probablemente se hallaba sobre la calzada principal que conducía de Damasco hacia el Sur por el ‘camino de la mar’. (Mateo 4:15) Fue grande la prudencia manifestada en la selección de este lugar para iniciar un gran ministerio público. Abundaba allí una población activa. Las grandes riquezas del maravilloso valle de Genezaret sostenían a la masa de habitantes que atraía. Josefo describe entusiastamente esta tierra.”—Light of the Nations, por Deems, páginas 167, 168.

James E. Talmage

James E. Talmage


Autoridad General

Comparte esta cita

Haz click en los siguientes botones para compartir la cita en una red social o por correo electrónico.