La mejor ofrenda

Un judío pobre una vez fue al templo sin cordero, ni palomas, ni harina para sacrificar. Se quedó afuera avergonzado, y oyó cantar esta parte del Salmo 51: “Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios …” Esto es lo que tenía ese judío, y entró. “Bendito seas”, dijo el venerable rabí, “son pocos los que vienen con tal ofrenda’.

Sin foto

Alfredo Lerin


Autor independiente evangélico
Capítulos relacionados: Salmos 051,

Comparte esta cita

Haz click en los siguientes botones para compartir la cita en una red social o por correo electrónico.