La longevidad de los primeros hombres fue atestiguada por los escritores del mundo antiguo

    0
    55

    La longevidad de los primeros hombres fue atestiguada por los escritores del mundo antiguo

    Noé vivió feliz trescientos cincuenta años después del diluvio y murió, habiendo vivido novecientos cincuenta años. Que nadie piense, al comparar la vida de los antiguos con la nuestra, y con los pocos años que ahora existimos, que lo que hemos dicho sea falso, o deducir de nuestra vida breve que ninguno de los antiguos vivió tanto; porque ellos eran queridos por Dios y hechos por Dios mismo, y como sus alimentos eran más propios para la prolongación de la vida, bien pudieron haber vivido esa cantidad de años. Además Dios les concedió más tiempo de vida por sus virtudes y por el buen uso que hicieron de ella para realizar descubrimientos astronómicos y geográficos, que si no vivieran seiscientos años no podrían predecirlo (la periodicidad de los astros). Pongo por testigos de lo que digo a todos los que han escrito sobre las antigüedades, tanto griegos como bárbaros; están de acuerdo hasta Manetón, que escribió la historia de Egipto, Beroso, que clasificó los monumentos caldeos, Moc, Hestieo, y además Jerónimo el egipcio y los que compusieron la historia fenicia. También Hesiodo, Hecateo, Helánico y Acusilao; y también Eforo y Nicolao dicen que los antiguos vivían mil años. Sobre esto que cada cual piense lo que le parezca mejor.