La curación de un cojo

    0
    132

    La curación de un cojo

    El Gran Médico, valiéndose de Pedro y Juan, efectuó el saneamiento del cojo en la puerta del templo llamada la Hermosa. El hecho implicaba:

    Atención, que debía asegurarse sobre sus bienhechores antes de que el cojo pudiera prepararse para lo que iba a suceder en seguida.

    Expectación, porque pronto se puso alerta aunque solamente para recibir la caridad.

    Dirección, porque Pedro no iba a darle ni oro ni plata sino algo completamente distinto y mejor.

    Mandato, porque algo podía hacer el cojo de por sí: confiar en Cristo y andar.

    Ayuda, porque la fe sin ayuda del cojo necesitaba la mano de Pedro que le proporcionara la ayuda moral y la fuerza física necesarias.

    Curación, porque la obediencia del inválido y el poder divino convergían en la sanidad de tal manera que anduvo y brincó por primera vez en su vida.

    Gratitud, porque lo primero que hizo después de recibir su salud fue un acto de adoración.

    Sin foto

    Alfredo Lerin


    Autor independiente evangélico
    Fuente:500 ilustraciones“, por Alfredo Lerin
    Capítulos relacionados: Hechos 03,

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor, agrega tu comentario!
    Por favor, escribe aquí tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.