Dios y el César

    0
    171

    Dios y el César

    La luz es incompatible con las tinieblas, y los que viven en ellas no la pueden resistir. La luz espiritual emana del mensaje evangélico puro; es la misma voz del Señor que habla por sus testigos en la tierra. Pretender acallar a Dios es terrible blasfemia por la que él exige severa responsabilidad. Los cristianos sabemos obedecer; pero, “es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres”.

    Dijo Lutero al emperador Carlos V: “La Palabra de Dios está por encima de todas las cosas y es preciso que sea libre para todos … en las cosas eternas Dios no permite que un hombre sea sometido a otro hombre.”

    El imperio de la ley termina donde comienza el imperio de la conciencia. En este sagrado altar, sólo Dios y el hombre tienen derecho a penetrar.

    Sin foto

    Alfredo Lerin


    Autor independiente evangélico
    Fuente:500 ilustraciones“, por Alfredo Lerin
    Capítulos relacionados: 2 Timoteo 02,

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor, agrega tu comentario!
    Por favor, escribe aquí tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.