Dios puede levantar hijos a Abraham aún de las piedras

Ningún caso hizo de su tantas veces repetida presunción de ser hijos de Abraham, y les declaró: “Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no comencéis a decir dentro de vosotros mismos: Tenemos a Abraham por padre; porque os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras.” Este menosprecio de su pretensión de merecer cierta preferencia por ser hijos de Abraham fue una reprensión severa y ofendió profundamente tanto al aristocrático saduceo como al fariseo aferrado a la ley. El judaísmo afirmaba que la posteridad de Abraham tenía un lugar seguro en el reino del Mesías esperado, y que ningún prosélito de los gentiles tenía la posibilidad de alcanzar el rango y distinción que estaba asegurado a los “hijos”. La vigorosa afirmación de Juan, de que Dios podía despertar hijos a Abraham aun de las piedras en las playas del río, significaba a quienes la oyeron, que hasta los más despreciados de la familia humana serían escogidos antes que ellos, a menos que se arrepintieran y reformaran. Había pasado el tiempo de profesar sólo con palabras; se exigían frutos, no abundancia de hojas estériles; el hacha estaba lista, ya contra la raíz del árbol, y todo árbol que no produjese buen fruto iba a ser derribado y echado al fuego.

James E. Talmage

James E. Talmage


Autoridad General
Capítulos relacionados: Mateo 03, Lucas 03, Juan 08,

Comparte esta cita

Haz click en los siguientes botones para compartir la cita en una red social o por correo electrónico.