Dios nos da mensajes de instrucción o de aliento

Dios nos da mensajes de instrucción o de aliento con objeto de capacitarnos para hacer Su voluntad; muchas veces lo hace a fin de prepararnos para una tarea determinada. Ese fue el caso de Moisés y el mensaje que provino de la zarza ardiente. Debemos mantener nuestra vida en orden para que, cuando recibamos esa clase de mensaje diciéndonos qué quiere el Señor que hagamos, podamos responder. Es preciso que nos aseguremos de estar en situación de reconocerlo y llevarlo a cabo.

James E. Faust


Autoridad General
Capítulos relacionados: Exodo 03, Exodo 04,

Comparte esta cita

Haz click en los siguientes botones para compartir la cita en una red social o por correo electrónico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.