Creyendo sin ver

    0
    198

    Creyendo sin ver

    Había estado ausente de la casa por algunos días y me preguntaba, al acercarme a ella, si mi pequeña Margarita, quien apenas podía sentarse sola, me recordaba. Para probar su memoria, me coloqué en un lugar desde donde yo podía verla, pero que ella no me podía ver a mí, y la llamé en el viejo tono familiar: “¡Mague!” Ella dejó caer sus juguetes.

    Otra vez repetí su nombre “¡Mague!” y habiendo inspeccionado una vez más el cuarto con su mirada, pero no viendo el rostro de su padre, se puso muy triste y volvió a tomar sus juguetes.

    Por tercera vez llamé “¡Mague!” y ella, dejando caer sus juguetes rompió a llorar extendiendo sus brazos en la dirección de donde provenía el sonido, sabiendo que aunque no podía ver a su padre, él debía estar allí porque ella conocía su voz.

    Sin foto

    Alfredo Lerin


    Autor independiente evangélico
    Fuente:500 ilustraciones“, por Alfredo Lerin
    Capítulos relacionados: Juan 10,

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor, agrega tu comentario!
    Por favor, escribe aquí tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.