Como algunos soldados

Esta anécdota fue relatada por uno que fue convertido mientras era soldado en el ejército de Inglaterra. Dice que había en el ejército un grupo de jóvenes cristianos que convinieron en dar su testimonio por medio de una vida intachable, lo cual era sumamente difícil hacer en las circunstancias en que se encontraban. Establecieron una regla sencilla para la ayuda mutua de los miembros de su grupo. Acordaron que, en caso de que alguno de ellos viera a un compañero a punto de caer en alguna tentación o hablar una palabra incorrecta, silbaría el toque de “¡En guardia!” de manera que fuera oído. Así también el Señor nos dice: “Velad y orad.”

Sin foto

Alfredo Lerin


Autor independiente evangélico
Capítulos relacionados: Mateo 26,

Comparte esta cita

Haz click en los siguientes botones para compartir la cita en una red social o por correo electrónico.