Ateo a conveniencia

Hoy hablaba con un hombre acerca del Señor y me dijo: —Soy ateo; no creo en Dios.

—Usted dice ser ateo ahora que en todo le va bien; pero cuando se ve apretado entonces clama a Dios.

—No, yo no clamo a Dios.

Seguimos conversando acerca de la necesidad que él tenía de salvar su alma. A lo que él argumentó; —yo no le hago mal a nadie. Y hasta mire, yo cumplo los mandamientos de Dios. Dios dijo: “Amaos los unos a los otros”, y yo amo a todas las mujeres. Dios dijo: “Creced y multiplicaos”, y es lo que hago siempre.

Yo le dije: —Pero Dios también dijo: “No adulterarás”. —Y añadí:— De modo que usted para unas cosas dice no creer en Dios, y para interpretar mal lo que Dios dice con respecto a otras cosas, para eso cree.

Este hombre dice ser ateo; pero en realidad es “un sinvergüenza”.

Para muchos, pues, la “última moda” es decir que son ateos. Es el espíritu del anticristo

Sin foto

Alfredo Lerin


Autor independiente evangélico
Capítulos relacionados: Génesis 06,

Comparte esta cita

Haz click en los siguientes botones para compartir la cita en una red social o por correo electrónico.