Amplia recompensa

El profesor Enrique Link relata la experiencia más dramática que le sucedió en Francia durante la Primera Guerra Mundial. Dice que llegó a París de noche y cuando una anciana trató de bajarse del mismo tren él la ayudó. Puesto que no hubo nadie en la estación para ayudar a esa señora, él llevó sus pesadas maletas a un tren subterráneo y la acompañó hasta su casa. La anciana, para mostrar su gratitud invitó al soldado a cenar con ella en un restaurante cercano, y durante la comida relató a los demás lo que él había hecho para ayudarla. Reflexionando sobre esta experiencia, el profesor Link dijo que las demostraciones de gratitud que los franceses, conocidos de ella, le hicieron, no podrían haber sido mayores si él hubiera salvado la vida de la anciana. “Un simple incidente”, dijo, “pero nunca he olvidado la satisfacción que me causó esta experiencia.”

Sin foto

Alfredo Lerin


Autor independiente evangélico
Capítulos relacionados: Mateo 10,

Comparte esta cita

Haz click en los siguientes botones para compartir la cita en una red social o por correo electrónico.