Volúmen:
División:
Libro:
Parte:



Título
Frase clave
Versículos



Leer
Abrir el capítulo de 1 Corintios 05 en Scriptures.lds.org
Escuchar



Descargar las escrituras en tu PC o celular (Aplicación Biblioteca del Evangelio)
Descargar una biblioteca adicional con Word Cruncher, de BYU (PC | Macintosh | Iphone)

 

Estructura interna del capítulo de 1 Corintios 05

Las siguientes son los segmentos (perícopas) en que se divide el capítulo analizado. Esto te ayudará a identificarlas durante tu estudio de 1 Corintios 05.

Perícopas

1 Inmoralidad en la iglesia (1 Corintios 5:1-13)

 

 

Comentarios relacionados con 1 Corintios 05

 

 

 

 

 

Definiciones de Glosario

    < Anterior Siguiente >

    2 respuestas a “1 Corintios 05”

    • En el versiculo 11 dice en resumen: que la iglesia no debe hermanar al pecador.
      A que se refiere? Porque la iglesia nos enseña lo contrario.

      • En suma de todo lo que dice este versículo, lo que el apóstol Pablo está condenando tan severamente es el pecado de la hipocresía. Es decir, no debemos condonar a ninguno que «llamándose hermano», es decir, fingiendo ser un buen miembro, observe en realidad una conducta doble. Cabe notar que aquí el apóstol no se refiere a una conducta ocasional de este tipo, o a un pecado del cual la persona está dispuesta a arrepentirse. Todos cometemos errores de ese tipo y por supuesto que debemos ser pacientes y misericordes con otros. Pero el tipo de pecados que Pablo estaba juzgando con respecto a los corintios se basa en informes de recurrencia y de impenitencia, pecados (como, por ejemplo el de incesto, ver el versículo 1) de los cuales el pecador no sólo no se arrepentía, sino que se jactaba de ellos y aún los predicaba como correctos «llamándose hermano» y pretendiendo llevar por «el bien» a otros. Está claro que este tipo de conducta no se podía permitir en la Iglesia y que parte de la disciplina de la Iglesia en esas circunstancias incluía el privar al pecador impenitente de la comunión con los miembros. Esto era el significado original de la ex-comunión. Hoy en día se observa una disciplina semejante con aquellos que en la Iglesia se detecta como «depredadores»: hermanos que buscan voluntaria y persistentemente causar el mal entre otros. Incluye a personas que cometen fraude, que violan o que buscan consistentemente causar un daño físico. Los líderes de la Iglesia tienen la obligación de proteger a los miembros contra las acciones de este tipo de pecado extremo, aún cuando ello incluya evitar el contacto con este tipo de miembros. Como te digo, no es el caso común entre los miembros hoy en día, y tenemos que estar agradecidos por ello, pero a Pablo le tocó juzgar situaciones así de adversas y difíciles.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.