Puerto Rico sigue en estado de emergencia por los sismos que han afectado la isla, especialmente las ciudades del sur, las últimas dos semanas.

Después de una ligera calma el martes, varios temblores, incluyendo uno de magnitud 5.2, se sintieron este miércoles a las 11:36 a.m., incrementando la tensión y manteniendo en pánico e incertidumbre a miles de habitantes de Yauco, Guánica, Guayanilla, Peñuelas y Ponce, quienes rehúsan permanecer dentro de sus casas por temor a su seguridad.

 

En medio de esta situación, líderes, misioneros y miembros voluntarios de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, empacan y distribuyen kits de higiene, alimentos, agua, colchas, catres, bolsas para dormir y carpas para ayudar a quienes permanecen fuera de sus casas en diversas comunidades.

Frankie Ruiz, presidente de la Estaca Ponce, encabeza las labores de respuesta de la Iglesia y comparte con los obispos y otros líderes de la zona la responsabilidad de cuidar de los miembros de la Iglesia y a la vez ayudar a los de la comunidad que han sido afectados.

“Hemos podido experimentar un gozo inmenso al estar muy de cerca con los afectados y tenderles una mano amiga y solidaria. Ver sus rostros de esperanza, a pesar de las dificultades del momento, compensa todo el esfuerzo de cientos de voluntarios que solo desean ejemplificar la vida del Salvador Jesucristo mediante estas acciones junto a las autoridades y las organizaciones de ayuda. Sin duda, las oraciones de fe están recibiendo respuestas”, declaró el presidente Ruiz.

A través de los Servicios para la Familia, la Iglesia ha comenzado a ofrecer servicios de salud mental a través de psicólogos y terapeutas, quienes recomiendan iniciar sesiones de terapia grupal para quienes la ansiedad y el miedo constituyen actualmente presiones mayores que las carencias materiales. Estos profesionales ya han atendido seis casos y se espera que la tarde de este miércoles haya una reunión para integrar a otros expertos que ayuden a ampliar la asistencia a partir del jueves.

A pesar de que los edificios de la Iglesia no han sufrido daños importantes, las reuniones de entre semana permanecen suspendidas hasta nuevo aviso y se limitan a breves reuniones sacramentales los domingos, a fin de promover la seguridad de los participantes y a la vez centrarse en las labores de ayuda.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.


Fuente: http://www.prensamormona.org.pr/articulo/aunque-siguen-los-temblores–voluntarios-de-la-iglesia-contin-uacute-an-las-labores-de-ayuda-a-los-afectados