Reafirmando la importancia universal del principio de la no violencia y deseando asegurar una cultura de paz, tolerancia, entendimiento y no violencia, la Asamblea General de la ONU decidió observar el 2 de octubre como el Día Internacional de la No Violencia (resolución 61/271 del 15 de junio de 2007). La Asamblea invitó a todos los Estados Miembros, organizaciones del sistema de Naciones Unidas, organizaciones regionales y no gubernamentales e individuos a conmemorar el Día de manera apropiada y a difundir el mensaje de no violencia, inclusive a través de educación y toma de conciencia.

En esta época tan turbulenta en la que vivimos, la violencia se manifiesta de muchas maneras, desde las consecuencias destructivas de la emergencia climática hasta la devastación ocasionada por los conflictos armados, pasando por la indignidad de la pobreza, la injusticia de las violaciones de los derechos humanos y el discurso de odio.

 

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días basa sus enseñanzas en el evangelio de Jesucristo. Las virtudes de paz, amor y perdón son el centro de la práctica y la doctrina de la Iglesia. Los Santos de los Últimos Días creen en la declaración del Salvador que se encuentra en el Nuevo Testamento y el Libro de Mormón: “bienaventurados son todos los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”. También el Señor ha mandado a Sus seguidores “renunciar a la guerra y proclamar la paz”. Los Santos de los Últimos Días se esfuerzan por seguir el consejo del profeta y rey Benjamín del Libro de Mormón, quien enseñó que los que se han convertido al Evangelio de Jesucristo “no tendrán deseos de injuriarse el uno al otro, sino de vivir pacíficamente”.

A lo largo de la historia de la Iglesia, los líderes de la Iglesia han enseñado que el camino del discipulado cristiano es un camino de paz. El Presidente Russell M. Nelson relacionó la fe de los Santos de los Últimos Días en el Señor Jesucristo con su búsqueda activa de amor al prójimo y de paz con todas las personas: “La esperanza del mundo es el Príncipe de Paz. … Ahora bien, con respecto a los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, ¿qué espera el Señor de nosotros? Como Iglesia, debemos proclamar la paz’. Como personas, debemos seguir ‘lo que contribuye a la paz’, ser pacificadores y vivir en paz” afirmó.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.


Fuente: http://www.noticiasmormonas.org.pe/articulo/2-de-noviembre-d-iacute-a-internacional-de-la-no-violencia