Nunca había pensado en el asesinato de Nefi de Laban así antes. ¡Esto cambió por completo la forma en que entiendo a Nefi y el comienzo del Libro de Mormón!

Cada vez que empiezo a leer el Libro de Mormón, llego a 1 Nefi 4 con la historia de Nefi y Labán y lucho con la misma pregunta: “¿Por qué Nefi tuvo que matar a Labán?”

Nefi regresa por tercera vez a la casa de Labán confiando en que el Señor le genere una manera para cumplir su misión. Encuentra a Labán en estado de ebriedad y se le ordena cortarle la cabeza con su propia espada. Luego encuentra al sirviente de Labán, recupera los registros y los lleva a sus hermanos fuera de la ciudad. Cuando Zoram intenta huir de regreso a su servidumbre, Nefi le ofrece libertad y un lugar con su padre.

Labán ya estaba ebrio e inconsciente. ¿Por qué Nefi tuvo que matarlo para cumplir su misión?

Al releer esta historia recientemente, finalmente me di cuenta de que quizás Nefi incluyó este evento con tanto detalle para responder preguntas aún más importantes, preguntas eternas. ¿Cómo nos liberamos del poder de Satanás? ¿Cuál es nuestra relación con Jesucristo? ¿Cómo ganamos la vida eterna?

Es mucho más que un relato histórico; también es una alegoría, una historia simbólica que presenta los siguientes personajes:

  • Nefi, representando a Jesucristo
  • Labán, representando a Satanás
  • Zoram, representando a cada uno de nosotros

Entonces, ¿por qué Nefi tuvo que matar a Labán? Todavía no tengo una respuesta completa a esa pregunta, pero esa no es la pregunta esencial. Con un cambio de enfoque, he descubierto algunas respuestas a una pregunta que realmente importa: ¿Qué me enseña esta historia sobre el Salvador?

– Traducción y adaptación por Juan Pablo Marichal
Fuente: Mormon Hub